¿Es mejor tomar vitamina C liposomal? Nuestra opinión


Publicado el 06/03/2024 - Última actualización el 06/03/2024

Elegir el tipo adecuado de vitamina C para complementar su dieta puede resultar difícil debido a la amplia variedad de opciones disponibles. Desde fuentes naturales como la acerola hasta formas farmacéuticas avanzadas como la tecnología liposomal, cada una promete ser la mejor en términos de beneficios.

En este artículo, vamos a dar una respuesta concreta a quienes se preguntan si merece la pena optar por la vitamina C liposomada.

¿Qué significa que la vitamina C sea liposomada?

La vitamina C liposomal es una forma farmacéutica innovadora, encapsulada en vesículas grasas (los llamados liposomas), que ofrece ventajas en comparación con las capsulas tradicionales.

Los liposomas actúan como una capa protectora de la vitamina C, protegiéndola de una posible degradación en el tracto gastrointestinal. Esta protección no sólo aumenta la estabilidad de la vitamina, sino que también facilita su paso a través de la barrera intestinal, optimizando su absorción y asimilación por parte del organismo.(1) Debido a la encapsulación, la vitamina C liposomal logra una mayor biodisponibilidad, lo que significa que hay más nutrientes disponibles para el cuerpo.

Otra propiedad notable de la forma liposomal es su capacidad para minimizar los efectos negativos asociados con las dosis altas de vitamina C, como los problemas digestivos. Esto se debe a que la vitamina C no interactúa directamente con el estómago u otras áreas sensibles del sistema digestivo.

Otros tipos de vitamina C

La tecnología liposomada consiste en una forma farmacéutica específica, pero el principio activo que contiene puede ser de origen sintético o natural (en realidad, casi siempre es sintético). Si desea tomar suplementos de vitamina C, existen otras formas disponibles, cada una con sus propias características.

Las formas sintéticas

Acido L-ascórbico

Es la forma más común de vitamina C en suplementos. Se produce mediante un proceso de fermentación de glucosa, principalmente derivada del maíz. Su principal ventaja es que es idéntico a la vitamina C natural en su estructura química y actividad biológica, ofreciendo una alta pureza y eficacia a un costo relativamente bajo.

Ascorbatos

Los ascorbatos, como el ascorbato de calcio, sodio o magnesio, son sales minerales de ácido ascórbico. Presentan una menor acidez que el ácido L-ascórbico puro, lo que los hace más amables con el estómago. Al estar combinados con minerales, también pueden contribuir a la ingesta diaria recomendada de esos nutrientes (pero contiene menos vitamina C por la misma cantidad de producto que el ácido ascórbico).

Palmitato de ascorbilo

El palmitato de ascorbilo es un ester formado a partir de ácido ascórbico y ácido palmítico, haciéndolo soluble en grasas. Esto permite que la vitamina C en esta forma sea incorporada en productos destinados al cuidado de la piel, además de suplementos orales. Aunque ofrece la ventaja de ser almacenado en los tejidos grasos del cuerpo, su eficacia como antioxidante en el organismo no es tan directa como la del ácido ascórbico.

Vitamina C natural

La forma natural se extrae directamente de fuentes vegetales ricas en vitamina C, como el acérola, el camu-camu o el escaramujo. Tiene la ventaja de venir acompañada de co-factores naturales, como bioflavonoides, que pueden potenciar su acción antioxidante y mejorar su absorción. Tiene mayor pureza y más beneficios para el organismo.

A cambio, la concentración de vitamina C en estos extractos es variable, y inferior a la encontrada en las formas sintéticas. Básicamente, es necesario consumir más productos a base de acerola para obtener la misma cantidad de vitamina C que una forma sintética.

En cuanto al precio, los suplementos naturales suelen ser más caros que los sintéticos (por el mayor coste de la materia prima), pero menos que la forma liposomada que requiere un proceso de fabricación más complejo.

A título informativo, también se puede administrar por vía intravenosa, logrando niveles en sangre significativamente más altos que cuando se toma por vía oral.

Esta forma se utiliza en contextos clínicos específicos, como el tratamiento coadyuvante en pacientes con cáncer, para mejorar la calidad de vida y reducir los efectos secundarios de la quimioterapia.

Relación calidad-precio: ¿debería optar por una vitamina C liposomal?

Aunque a primera vista parece más efectivo debido a su avanzado mecanismo de absorción (la mayoría de los artículos en Internet lo dicen), es importante considerar si estas ventajas justifican el precio más alto.

La vitamina C natural que se encuentra en frutas, verduras y suplementos se absorbe eficientemente hasta 500 mg, que es suficiente para satisfacer las necesidades diarias de la mayoría de las personas. Los estudios han demostrado que los niveles máximos de vitamina C en sangre se alcanzan con una ingesta de 250 a 500 mg por día, logrando una saturación óptima sin necesidad de formas de suplementos más costosas.(2)

Por lo tanto, no hay pruebas de que la vitamina C liposomal sea superior a otras formas en dosis de hasta 1g. Su alta biodisponibilidad sólo sería interesante en dosis altas. Sin embargo, estudios científicos han destacado que dosis elevadas no aumentan la actividad antioxidante contra el estrés oxidativo y los radicales libres.

Además, su elaboración involucra procesos de transformación complejos, la adición de aditivos y el uso de solventes, alejándola de la simplicidad y la naturalidad de las fuentes alimenticias de vitamina C.

Nuestra opinión: aunque la vitamina C liposomada presenta una mayor absorción en dosis altas, para la mayoría de las personas los beneficios no justifican la diferencia de precio. La vitamina C clásica sigue siendo una opción efectiva para satisfacer las necesidades diarias (siempre que se elija un producto de calidad) y económicamente más accesible.

Vitamina C liposomada o acerola ?

Absorción / Efficacía

En dosis normales, la absorción es equivalente. Sin embargo, la vitamina C de la acerola contiene cofactores que pueden mejorar su asimilación.

En dosis altas, la vitamina C liposomal puede ser ventajosa debido a su encapsulación (que permite superar el control de la absorción) una vez que las concentraciones plasmáticas de vitamina C alcanzan niveles de saturación.

Beneficios para la salud

La acerola contiene otros nutrientes beneficiosos para la salud, como enzimas y co-enzimas (ácidos fenólicos, flavonoides, antocianinas y carotenoides) que actúan sinérgicamente con la vitamina C para potenciar sus efectos antioxidantes.(3)

Pureza

Aunque la concentración de vitamina C puede ser menor en comparación con los productos sintéticos, la acerola mantiene una composición más pura, más cercana a su estado original en la naturaleza.

La producción de vitamina C liposomal requiere el uso de aditivos químicos y procesos de procesamiento, lo que puede ser una preocupación para quienes buscan opciones menos procesadas.

Tolerancia gastrointestinal

La vitamina C liposomada es mejor tolerada, ya que los liposomas ayudan a proteger las paredes del estómago de la irritación causada por la acidez de la vitamina C.

Debido a su acidez natural, la acerola tiene más probabilidades de causar daño intestinal (aunque menos que el ácido ascórbico sintético), especialmente en dosis altas.

Precio

El precio de las formas liposomales es mayor. Esto se debe a los procesos y técnicas de fabricación adicionales utilizados para producirlas.

Nota: los suplementos de acerola pueden ser menos costosos, pero es importante verificar la concentración de vitamina C específicamente.

¿Cuál es la mejor vitamina C para tomar?

Cada tipo tiene ventajas y desventajas únicas. Sin embargo, para el uso diario como complemento de una dieta equilibrada, o si no tiene necesidades especiales, las formas naturales como las obtenidas de la acerola ofrecen la mejor relación costo-efectividad.

La vitamina C natural aporta no sólo ácido ascórbico sino también diversos nutrientes complementarios que pueden potenciar sus efectos beneficiosos. Esta sinergia entre la vitamina C y los compuestos acompañantes en su forma natural favorece una mayor biodisponibilidad y eficacia en el organismo.

En cuanto a la pureza, elegir una fuente natural como la acerola (especialmente si tiene certificación orgánica) garantiza que el producto esté libre de aditivos sintéticos y solventes químicos. Esta es una consideración importante para quienes valoran la naturalidad y la mínima intervención química en sus suplementos.

Referencias - Publicaciones científicas ⤵︎

1. Hamdi Nsairat, Dima Khater, Usama Sayed, Fadwa Odeh, Abeer Al Bawab & Walhan Alshaer Liposomes: structure, composition, types, and clinical applications
2. Instituto Linus Pauling Datos sobre la vitamina C
3. Anand Prakash & Revathy Baskaran Acerola, an untapped functional superfruit

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio